REFLEXIÓN. El futuro del Deporte Femenino

Al hilo de lo que ha pasado con la concesión del “Premio Delikia a proyectos de Innovación realizados en la temática de “Mujer y Deporte”, dentro de las Jornadas Mujer y Deporte, por la Universitat de Valencia (https://congresos.adeituv.es/mujerydeporte2018/), queremos lanzar una REFLEXIÓN acerca del papel que juegan las mujeres en el deporte, del que todas y todos podamos aprender y hacer autocrítica, cada cual desde la posición que se encuentre.

A día de hoy sólo un 20% de las personas federadas en algún deporte en este país son mujeres (un 80% hombres) pero lo que más llama la atención es la escasa y prácticamente nula presencia de mujeres en los banquillos y en los despachos como entrenadoras, técnicas, árbitras, presidentas o directivas de federaciones, donde somos menos del 5%, y las dificultades que, a día de hoy, siguen teniendo muchos proyectos impulsados por mujeres para poder salir adelante. No contamos en el Deporte. No contamos en el deporte masculino (donde tenemos nula presencia), pero lo más sorprendente es que tampoco tenemos oportunidades en el DEPORTE FEMENINO.
¿De los clubes femeninos que conoces, cuantos tienen entrenadoras, presidentas, directivas, arbitras…?

No estamos, no contamos, no tomamos decisiones. No existen mecanismos ni estructuras que hagan que el deporte femenino sea como las mujeres quieren que sea, y su presencia se reduce en innumerables ocasiones, solamente, a saltar al terreno de juego y a no protestar porque saben que si lo hacen, les enseñarán la puerta de salida.

Como bien muestran las estadísticas del Consejo Suprior de Deportes, el deporte femenino, no ha variado en 10 años. Seguimos en los porcentajes 80-20 (80% hombres, 20% mujeres) y si seguimos haciendo las cosas igual, estos porcentajes no van a cambiar.

El hecho de que se convoque un premio dentro de unas jornadas llamadas de mujer y deporte, y no recaiga en ninguna mujer, puede parecer baladí, pero se suma a toda una serie de circunstancias y hechos ya vividos, se está lanzando un mensaje muy perverso a las demás mujeres, y es que “este no es tu sitio. Esto del deporte no es para ti”.

Las estadísticas así lo reflejan y lo llevan reflejando desde hace mas de 10 años, donde el porcentaje de mujeres deportistas permanece invariable: 20%. Y la pregunta es ¿queremos que el deporte femenino sea igual dentro de 10 años? ¿queremos que siga habiendo una escasa, a veces residual, presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones en el deporte? ¿Queremos que el deporte femenino siga “tutelado” o queremos las mujeres puedan tomar el mando y empezar a hacer las cosas como creemos que se tienen que hacer, con nuestros errores y nuestros defectos?

Nos gustaría que este hecho pueda servir para que todas y todos, y también instituciones, empresas y medios de comunicación, reflexionemos acerca del papel que queremos que tengan las mujeres en el Deporte Femenino (como también lo están reclamando las mujeres a toda la sociedad desde las manifestaciones del 8 de marzo). ¿Qué papel jugamos las mujeres en el mundo?. ¿Que papel queremos jugar y queremos que jueguen las mujeres en el deporte?.

Tendremos que decidir, si queremos que las mujeres puedan liderar, dirigir, gestionar, entrenar, y decidir el futuro del deporte femenino, o vamos solamente a tener sitio como jugadoras para luego desaparecer, y con ello, todo el bagaje adquirido.

Por nuestra parte, desde 2011 que decidimos iniciar este proyecto llamado Nosotras Deportistas, hemos lanzado iniciativas que fomentan la presencia de las mujeres en el deporte, sin estereotipos de género, y hemos estado trabajando para dar mas oportunidades a las mujeres en el deporte, como forma de ganar espacios, aprender, empoderarnos, servir de ejemplo a otras, y mostrar referentes femeninos para mujeres y niñas. Con mas o menos éxito, pero siempre desde una intención constructiva, que aporte valor, y que pueda ser significativa.

A menudo nos encontramos con frases hechas: “es que a las mujeres no les gusta el deporte”, “ellas no quieren ser entrenadoras” “el deporte femenino no interesa” que no se corresponden con la realiadad que nosotras vivimos. El deporte es una potente y poderosísima herramienta de formación de las personas en valores. Sirve para descubrir tus propias capacidades, ponerlas en práctica y mejorarlas a través del esfuerzo. Por no mencionar los inmumerables beneficios físicos, psicológicos, emocionales y sociales que reporta su práctica. Entonces, ¿por qué a las mujeres no les a gustar el deporte? Por qué no nos va a gustar divertirnos, compartir triunfos y derrotas, conseguir metas, trabajar en equipo… ¿por qué?

Las mujeres en el deporte necesitamos nuestro espacio, (como ya decía Virginia Wolf, necesitamos una Habitación Propia) para relacionarnos, para reconocernos, para colaborar, para compartir y para aprender a liderar, entre otras muchas cosas.

Porque sin la presencia de mujeres en el deporte femenino, no vamos a conseguir cambiar las cifras, ni desarrollar el deporte femenino, y seguiremos perdiendo mujeres con muchísimo talento, proyectos que merecen la pena y perpetuando los esquemas antiguos y paternalistas de siempre.

Trabajemos para que a las mujeres se nos tenga en cuenta en el deporte femenino. Para que se valore, se visibilice, se remunere, se reconozca el trabajo que están haciendo en favor del fomento del deporte femenino, y de que tengamos REALMENTE oportunidades en lo que conocemos bien y somos expertas: nuestros deportes.

Que se cuente con nosotras y que nosotras contemos para el deporte.

 

Nosotras Deportistas


Nota: Puedes leer el artículo publicado por Levante-EMV aquí Protestan a la Universitat por un premio sobre deporte femenino dado a un hombre

Nota: Esta protesta ha sido iniciativa del Club de Armes de Esgrima La Robera, de Benetuser , a la que se ha unido Nosotras Deportistas. Del proyecto de ajedrez no tenemos valoración oficial, y cabe destacar que Juntas es mejor se desvinculó de la misma desde el primer momento. Ver aquí.